Grupo Roncahuita

Grupo Roncahuita (Ir a Facebook)
Correo electrónico:
rsrosales100@gmail.com

domingo, 6 de abril de 2014

¿Qué pedimos al nuevo gobierno?




Hoy vamos a segundas elecciones, un recurso que establece nuestro sistema electoral cuando por las razones que sea, el pueblo no elige presidente en las primeras. En las segundas, solo hay una opción: o elige o elige.

Sin considerar el efecto que ha tenido sobre la conciencia y el ánimo de los electores treinta años de malos gobiernos rematado en los últimos ocho años con los que no se veían, por pésimos, desde que Juan de Cavallón fundó la ciudad de Garcimuñoz a su llegada a nuestras tierras*, nos aventuramos a decir que ese electorado fue bombardeado con la más asquerosa campaña del terror que hayamos visto en décadas organizada por los descendientes de Cavallón contra un candidato y un partido a quienes no podían señalarle ni un solo acto de corrupción y en cambio si muchos de entrega, lealtad y compromiso con la patria.

La campaña tuvo parcialmente un efecto negativo sobre el Frente Amplio, pero no el suficiente para permitirle crecer a alturas que no se daban desde hace cincuenta años para un partido socialista.
Quien más recogió la cosecha de la campaña de la mentira y el miedo para su beneficio ha sido el PAC, lo que demuestra que, al PLN, esa estrategia del terror se le devolvió como bumerán.
Estábamos ante una encrucijada los ticos: ¿Cómo votar por un candidato demagogo, débil, incapaz representante del partido más corrupto de nuestra historia reciente?
El miedo le quitó votos al Frente Amplio, pero nos se los dio a Araya. Se los otorgó a Luis Guillermo, aunque no los suficientes para elegirlo en primera ronda. La masa fiel al PLN, cada vez más pequeña, le entregó su voto a ese partido y los mandó a segunda ronda.

El electorado elegirá hoy a Luis Guillermo, no al PAC, un partido que nació por decisión de otro Solís y que hoy parece haberse convertido en tierra de nadie.

Don Luis Guillermo tiene la misión de hacer  cambios necesarios dentro de los límites que le impone su propio partido y una estructura establecida por sus progenitores políticos, los hermanos Arias, para producir un gobierno de transición del neoliberalismo al socialismo. 

Ante esto,decimos con José María Villalta: "Al nuevo gobierno solo le pedimos que pare la robadera. Que gobierne para las grandes mayorías dando prioridad a las personas empobrecidas, explotadas y discriminadas. Que respete y defienda los derechos de las personas trabajadoras y avance en el cumplimiento de los derechos humanos. Nunca para atrás. Que respete y defienda a la Madre Tierra. ¿No es mucho pedir, verdad? En todo lo que haga en esta dirección podrá contar siempre con el Frente Amplio" Y decimos también con una amiga escritora: "¡Este país da un hombre lúcido como José María Villalta Florez-Estrada una vez en un siglo!"

EDUARDO ZÚÑIGA

*Frase aplicada a Laura Chinchilla por Óscar Arias, que le hurtamos para aplicársela también a sus propios gobiernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada