Grupo Roncahuita

Grupo Roncahuita (Ir a Facebook)
Correo electrónico:
rsrosales100@gmail.com

domingo, 17 de abril de 2011

Los 640 intentos de asesinato de la CIA contra Fidel Castro.

-Con ironía en una ocasión dijo ser digno de una "medalla de oro": "me han convertido en un campeón olímpico".












- "Lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es que hayamos hecho una revolución socialista en las propias narices de los Estados Unidos" (Fidel Castro)
-Contrataron a una bella joven alemana, pero ella se enamoró de Castro y tiró el veneno en el lavamanos.


Con puros envenenados, explosivos, balas de fusil o bellas espías, Fidel Castro ha sido blanco de 640 planes de sus enemigos para matarlo, según su servicio de seguridad, pero el líder cubano está vivo, aunque convaleciente de una enfermedad.
Las historias sobre los planes de magnicidio se asemejan a filmes de ciencia-ficción y algunos fracasaron "a pocos metros del objetivo", según una demanda que presentó La Habana en 1999 contra Washington.

Uno de ellos consistió en tratar de matar a Castro con habanos envenenados que le fueron obsequiados en una ocasión a principios de la Revolución, allá por inicios de la década de los años 60 cuando era un fumador empedernido.
El libro "El mérito es estar vivo", del periodista cubano Luis Báez, que incluye entrevistas con agentes de la CIA, narra casos como aquél en que se trató de envenenar a Castro en 1959 con cápsulas en un batido de chocolate que solía tomar en el Hotel Habana Libre. El empleado que iba a colocar la pastilla no se atrevió, a última hora.
Se salvó de morir en la década del 60 cuando un caracol-bomba fue colocado en una zona donde solía practicar la pesca submarina, pero fue descubierto por la seguridad.

La eliminación de Castro fue incluida en un plan de acciones encubiertas de la CIA, aprobado en marzo de 1960 por el presidente Dwight D. Eisenhower,  y continuado por John F. Kennedy y otros presidentes de E.U., pero la idea de asesinarlo se remonta a 1958.

Según la seguridad cubana, el 28 de diciembre de ese año fue detenido en la Sierra Maestra el agente del FBI Allen Robert Nye, quien dispararía al jefe guerrillero con un fusil Remington calibre 30.06 con mirilla telescópica.
Frank Sturgis, un agente de la CIA que llegó a Cuba en 1958 en una avioneta con armas para el Ejército Rebelde, admitió 19 años después haber elaborado planes para asesinar a Castro entre 1959 y 1960.
Fue Sturgis quien reclutó a Marita Lorenz, una joven alemana con la que Castro tuvo un idilio, pero según ella se negó a asesinarlo por amor. En septiembre de 1960 el mafioso Walter Martino -contratado por la CIA- fue detenido en el Parque Central de Nueva York, cuando intentaba colocar una bomba en una tribuna donde el gobernante pronunciaba un discurso.
Un arma oculta en una cámara de televisión -plan elaborado por el agente dea la CIA David Atlee- lo tuvo en la mira en Chile, en noviembre de 1971.

Según su seguridad, Castro estuvo en peligro en las Cumbres Iberoamericanas en Colombia (1994), Argentina (1995), Venezuela (1997) y Portugal (1998) y en la última a la que asistió hasta ahora, en Panamá (2000).
Una carga de 20 kilos de C-4 -introducida por un comando anticastrista- habría hecho estallar el Paraninfo de la Universidad de Panamá donde se iba a presentar el líder cubano, pero la operación fue abortada por la seguridad.
Castro dice ostentar el "dudosamente estimulante récord de haber sido blanco u objeto de planes (para matarlo) más que ningún otro político". Con ironía en una ocasión dijo ser digno de una "medalla de oro": "me han convertido en un campeón olímpico".

Tomado de http://elviajero.com.do

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada